¿Puede la diabetes afectar a tu salud dental?

Algunas enfermedades pueden afectar de manera perjudicial la salud bucal. En este sentido, si padeces diabetes, tienes que seguir algunas medidas para controlarla. En muchos casos, pensamos que la enfermedad solo afectará a la zona en la que está diagnosticada, pero puede afectar a diferentes áreas.

La diabetes es una de esas enfermedades silenciosas que puede ocasionar otros riesgos. Esta enfermedad provoca que nuestro organismo tenga los niveles de azúcar en sangre por encima de lo normal.
Cuanto mayor sean estos niveles, mayor será el riesgo de sufrir otro tipo de patologías. Por lo tanto, si sufres diabetes tipo I o diabetes tipo II, debes estar muy atento a las siguientes recomendaciones.

¿Cómo afecta la diabetes a la salud de tu boca?

Tener unos niveles altos de azúcar en sangre puede ser perjudicial para tu salud bucal. Esto afectará a la saliva, que también tendrá niveles altos de azúcar, y estará en contacto directo con todos los elementos de la boca.

Además, las personas diabéticas son propensos a tener la boca seca y esto favorece a la proliferación de bacterias que pueden afectar a los elementos de la boca. Estas son las enfermedades más comunes que se relacionan con la diabetes:

  • Gingivitis
  • Periodontitis
  • Caries

La diabetes es una enfermedad crónica y no tiene cura, pero esto no significa que si padeces la enfermedad, vas a sufrir estas enfermedades bucales. Debes mantener al máximo la higiene y seguir estos consejos:

  • Revisiones. Es importante que acudas con frecuencia al dentista para controlar los síntomas y prevenir la aparición de enfermedades más agresivas.
  • Limpieza. Es recomendable que te limpies los dientes tres veces al día y que no te saltes ninguna. Puedes extremar las medidas utilizando hilo dental y un colutorio.
  • Tratamientos. Si quieres que la diabetes no afecte a tus dientes, debes controlar la enfermedad. Esto es fundamental por lo que debes acudir al médico para que te pueda dar un tratamiento adecuado.

Por lo tanto, si padeces diabetes, tienes que extremar las precauciones para evitar que afecte a tu boca. Si sigues estos consejos podrás mantener una buena higiene bucal. Aun así, te recomendamos que acudas con regularidad a tu dentista para que pueda indicar cuáles son las medidas que debes seguir. En Dr Ramón Machetti nos preocupamos por la salud bucal de nuestros pacientes y aseguramos una atención cercana.



Contáctenos

  • C/ Antonio Cánovas, 42 1º centro
  • 50004 Zaragoza
  • +34 976 231 306
  • Lunes a viernes de 9:30 a 14:30
  • Lunes, miercoles y jueves de 16:30 a 20h.
  • rmachettis@infomed.es
  • Tratamientos

      Últimas noticias

      • La sensibilidad dental se suele sentir al comer y beber cosas frías, calientes, acidas o dulces, como consecuencia de la pérdida del esmalte que protege la dentina, ya sea por rotura, por fisura o bien por erosión.

        Las encías, al retraerse con el tiempo, también pueden dejar al descubierto partes de la dentina que antes cubrían, con idénticos resultados.

        Hay tratamientos que también pueden ser susceptibles de provocar sensibilidad dental, como es el caso de los blanqueamientos, de las higienes y de los empastes, pero dichos síntomas suelen desaparecer poco después de dar por acabado todo el procedimiento.

        Un profesional de la salud bucodental podrá dictaminar la causa exacta de su sensibilidad dental y le ayudará a erradicarla, aplicando un barniz de flúor que refuerce el diente o bien, restaurando las piezas afectadas por la falta de esmalte.
        Si sufren sensibilidad dental, no duden en consultarnos, en la Clínica Dental R. Macchetti, nos encontrarán siempre a su servicio para cuidar de la salud y de la estética de su sonrisa.

      • Recientes estudios realizados en España, aseguran que más de 30 millones y medio de españoles padecen gingivitis, pero ¿sabemos qué es exactamente la gingivitis, que peligros nos conlleva y que modos tenemos de ponerle solución? Vayamos paso a paso.

        La gingivitis es una enfermedad bucal, generalmente de origen bacteriano, que detectaremos fácilmente por su sintomatología: El sangrado y la inflamación de las encías.

        A menudo, se produce por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes por culpa de una falta de higiene adecuada después de cada comida. Aunque existen diferentes tipos de gingivitis dependiendo de su origen, pudiendo ser viral y fúngico, además de bacteriano.

        Con el tiempo si no le ponemos solución, la gingivitis degenerará en periodontitis, una patología irreversible, que ocasionará daños en los tejidos de los dientes, la pérdida del hueso alveolar y con ello la consiguiente pérdida de las piezas dentales.
        La mejor forma de prevenir la gingivitis y con ello la periodontitis, radica en llevar una correcta higiene dental, cepillarse los dientes tres veces al día después de las comidas y cambiar de cepillo de dientes cada 3 meses.

        Visitar regularmente el dentista y hacerse un mínimo de dos higienes dentales al año, también resultará fundamental a la hora de llevar una correcta higiene bucal.

        Una regla sencilla: A mayor frecuencia de cepillado y mayor cuidado bucal, menor frecuencia de gingivitis. La prevención resultará clave para su salud.

      • La búsqueda de los orígenes de los primeros implantes dentales nos lleva a la época de los mayas.

        Existen numerosos estudios y pruebas radiológicas que confirman que fue precisamente la civilización de los mayas la pionera en implantología dental. Resulta un hallazgo asombroso, teniendo en cuenta los procedimientos rudimentarios de los que dispondrían en el año 600 d.c., fecha en la que se ha datado el fragmento de mandíbula hallado y que avalan ésta hipótesis. Sin duda, la búsqueda de soluciones a la falta de piezas dentales tuvo que estar unido a una gran imaginación.

        En la imagen se pueden ver tres trozos de concha que fueron incrustados en los alvéolos de tres incisivos. Los análisis y pruebas realizadas han concluido que dichas incrustaciones se realizaron en vida, afirmación avalada por la presencia de hueso compacto formado alrededor de los implantes.

        Puede consultar la fuente y más información en:

        Odontología primitiva
        Felipe Barra, Claudio Fuentealba, Angélica Solís y Javier Vargas
        Enlace: https://sites.google.com/site/introfelipebarra/primera-entrega-portafolios/4
      • La salud oral en España ha empeorado este último año, en el que nos hemos visto envueltos en una pandemia mundial que nos ha mantenido encerrados en casa durante meses y que, además, ha hecho crecer el respeto a visitar al dentista. Algo que, desde Clínica Dental Machetti, supimos afrontar gracias a las medidas de seguridad que aplicamos y a la confianza de nuestros pacientes.

        Según un estudio realizado por el Consejo de dentistas sobre la Salud bucodental en España en 2020, el estrés y la ansiedad son dos de los factores de riesgo que más impacto causan en la salud dental, con un claro empeoramiento desde la adolescencia hasta la vejez si no se consigue poner remedio.

        Si quieres saber cómo puede afectar el estrés a la salud periodontal, ¡sigue leyendo!

        Los vínculos entre el estrés y la salud periodontal

        Existen muchos estudios, realizados desde hace más de tres décadas, como el que hemos nombrado más arriba, que han encontrado un claro vínculo entre el estrés y las enfermedades periodontales. Factores como problemas en el trabajo, en casa o en la salud, son detonantes para que una persona sufra estrés y, por consiguiente, haya un impacto negativo en su salud bucal.

        La enfermedad periodontal se trata de una patología crónica que afecta directamente a las encías y al hueso, provocando que este se erosione y que los dientes del paciente puedan llegar a aflojarse, con la posterior pérdida de estos y un mayor riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, etc.
        El estrés puede afectar de diferentes formas, causando:

        • Boca seca
        • El síndrome de la boca ardiente
        • Bruxismo
        • Trastorno de la articulación temporomandibular
        • Entre otros

        Cómo afrontar los problemas entre el estrés y la salud bucal

        Malos hábitos como el tabaco, el alcohol, beber mucho café o el cansancio, son formas a las que algunas personas acuden en momentos de estrés. Poder solucionar estas costumbres con tratamientos que puedan ayudar a prevenirlos, como el ejercicio, el ocio o mantener hábitos de sueño saludables, son un principio para intentar solucionarlo.

        En el caso de la salud bucal, una vez ya se haya visto afectada, es necesario que se consulte a un dentista que pueda recomendar los mejores tratamientos, entre los que pueden ir desde tratamientos no quirúrgicos, como el raspado o los antibióticos, o procesos quirúrgicos.
      • Los dientes son un reflejo de nuestro estilo de vida. Su salud depende de muchos factores, pero es primordial que tenga una buena higiene para evitar cualquier tipo de enfermedad.

        En algunos casos, una buena rutina de cepillado de dientes no es equivalente a un buen estado dental. Es primordial evitar ciertos hábitos que son contraproducentes y que pueden provocar este problema.

        Si este es su caso, le informamos de cuáles son las causas que provocan este problema y le ayudamos a mejorar el estado de sus dientes.

        Causas del oscurecimiento o cambio de color de los dientes por tinciones externas

        Los dientes tienen un color blanco natural, que dependiendo de cada persona será más o menos intenso. Pero existen ciertos factores que afectan notablemente a su color y provocan que se vean más oscuros.

        Es conveniente identificar estos factores y evitarlos en la medida de lo posible. Solo así notará la diferencia.

        Estas son algunas de las causas por las que sus dientes pueden verse oscurecidos:

        • Tabaco. Fumar es perjudicial para la salud. En el caso de los dientes, contribuye a que se vean amarillos o marrones y también provoca problemas de mal aliento. Si es una persona fumadora, debería dejarlo.
        • Té, café y otras bebidas. Si abusa de ellas notará que con el tiempo sus dientes se vuelven más amarillos. Esto se produce porque estas bebidas tienen la capacidad de manchar o teñir progresivamente el esmalte de los dientes. Esto también ocurre con otras bebidas azucaradas, tipo refrescos, con alto contenido en colorantes alimentarios.
        • Medicamentos. Ciertos medicamentos también pueden provocar este problema. Le recomendamos que si se encuentra tomando algún fármaco que pueda producirlo, lo sustituya y si no es posible porque se los mandó su médico, póngase en contacto con él para que le proporcione una alternativa.
        • Mala higiene. Otro de los factores comunes que provocan que los dientes no se vean completamente blancos es una mala higiene, que favorece la acumulación de bacterias y sarro, que además inflaman sus encías, aumentando el sangrado de las mismas. Por eso es recomendable cepillarse los dientes tres veces al día con una técnica correcta, después de cada comida. Esta rutina le ayudará a que sus dientes se vean sanos y brillantes.

        Estas son las causas principales que pueden provocar que los dientes se vean teñidos y más oscuros o amarillos. Desde nuestra Clínica Dental le recomendamos seguir estas indicaciones:

        • Deje de fumar, si es posible.
        • Evite consumir de forma habitual bebidas o alimentos que tiñen los dientes.
        • Si no es posible sustituir medicamentos que manchan los dientes, acuda de forma más frecuente a la Clínica Dental para hacerse un control y limpieza dental.
        • Mejore su higiene oral. No olvide cepillarse correctamente los dientes todos los días y con la frecuencia suficiente.

        Además, es aconsejable que periódicamente acuda a la Clinica Dental para revisar su estado de su salud oral,  donde realizaremos un correcto mantenimiento de la misma, incluyendo en caso necesario la limpieza bucal.

        Estos tratamientos le ayudarán a tener una mejor higiene y a conseguir una atractiva sonrisa. ¡Llámenos o póngase en contacto con nosotros para recibir más información! Estaremos encantados de responder sus dudas.

      • El mal aliento es un problema común para muchos adultos y, a menudo, afecta su confianza en sí mismos y cómo entablan relación y conversaciones con amigos, compañeros de trabajo y familiares. En ocasiones, puede ser un signo de un problema de salud grave: desde gingivitis y problemas de encías hasta periodontitis, une enfermedad grave de las encías que conduce a la pérdida del hueso de soporte de los dientes.
        Si tienes problemas de mal aliento, es esencial que consultes con tu dentista de confianza para asegurarte que no sea una dolencia grave que pueda afectar tu salud bucodental.
        En este artículo queremos aportar información sobre una duda muy común: qué 4 alimentos pueden causar halitosis, ¡sigue leyendo!

        Los alimentos que más afectan a tu halitosis
        Algunos alimentos deshidratan la boca disminuyendo la cantidad de saliva, que es un factor de defensa fundamental de los dientes y las mucosas, por lo que aparecen más bacterias que causan, entre otros problemas, el mal aliento. Aunque es difícil evitar por completo estos alimentos, aconsejamos que su toma se haga de forma responsable:
        • Café y alcohol. Ambas bebidas secan la boca, reduciendo la saliva y provocando un olor fuerte y persistente. Erradicarlos de la dieta reduciría el riesgo de mal aliento pero, si no deseas sacarlos de tu rutina, te recomendamos beber agua después para enjuagar la boca y reponer los niveles de humedad.
        • Ajo y cebolla. Si bien ayudan a que la comida sepa mejor, también son una causa constante de mal aliento. Son alimentos que contienen compuestos sulfúricos que pueden quedar en la boca dando una primera oleada de mal aliento, pero también pasan al torrente sanguíneo pudiéndose eliminar por los pulmones mediante la respiración, con lo que el mal aliento puede persistir en la boca durante horas.
        • Azúcar. El azúcar es el combustible perfecto para el crecimiento de las bacterias de la boca. Quien busca combatirlo a menudo mastica chicle o toma pastillas o caramelos con sabor a menta, clorofila, eucalipto... como una forma de mantener la boca húmeda y con un aroma que enmascare el mal olor, pero esto solo funciona si este tipo de productos no contienen azúcares. De lo contrario, estaremos alimentando a las bacterias y es mucho más efectivo proceder a una higiene adecuada para minimizar el problema.
        • Alimentos lácteos (leche y quesos). Las bacterias de la boca se alimentan de casi cualquier nutriente que pasa por ella y, aunque los lácteos son un excelente alimento para el organismo, si no se tiene una higiene adecuada, son una buena fuente para proporcionar aminoácidos que aprovechan las bacterias, favoreciendo su desarrollo y la presencia de halitosis que puede llegar a ser intensa.

        Posibles soluciones al mal aliento
        • Las manzanas. Son recomendables para la halitosis, ya que por su textura, como alimento son uno de los limpiadores bucales naturales más efectivos (aunque no sustituye al cepillado). 
        • El agua. Un enjuague después del consumo de alimentos que pueden producir mal aliento disminuye los restos de estos en la boca, con lo que al diluirlos, disminuye también el mal aliento. Además, mantenerse bien hidratado aumenta los niveles de saliva, evitando así el crecimiento de las bacterias de la boca seca que puedan causar mal olor. 
        • Origen oral del mal aliento. A parte de los consejos dados hasta ahora para combatirlo, hay que hacer un diagnóstico por parte del dentista de todos aquellos problemas orales que podrían contribuir a mantener este problema, como mala higiene oral, enfermedad periodontal, caries abiertas y retentivas, infecciones crónicas de las muelas del juicio y sequedad oral por uso de medicamentos, entre otras causas, para tratarlas de forma adecuada.
        • Origen digestivo del mal aliento. Aunque la gran mayoría de halitosis proviene de la propia boca, si es cierto que hay problemas digestivos que también lo pueden provocar. El reflujo de estómago, los divertículos de esófago, entre otras dolencias, pueden estar detrás de este problema. una vez descartado el origen oral se debería consultar al especialista para descartarlos.
        Si te interesan nuestros artículos de información y curiosidades bucodentales, estate atento a este apartado y descubrirás cosas muy interesantes. 

      • Nuestra revisión anual, como mínimo, debería ser ineludible. Saltársela puede ser un riesgo para la salud de nuestra boca, dientes y encías, por lo que asistir a ella con nuestro dentista de confianza es la mejor forma de asegurarnos que disfrutamos de una buena salud bucal. 
        Desde nuestra clínica siempre recomendamos a nuestros pacientes que es muy conveniente realizar un chequeo anual y si es necesaria, una limpieza, aunque en algunos casos el profesional aconsejará la revisión periódica  cada menos tiempo en función de cada caso particular. De esta forma es más fácil que el dentista pueda detectar con tiempo cualquier problema oral, dental o de encías, y así determinar lo antes posible las medidas preventivas para evitarlo o el mejor y menor tratamiento posible para solucionarlo.
        Porque tomar medidas de precaución para tu salud bucal y la de tu familia es mucho mejor que tener que lidiar después con cualquier problema futuro. Un paciente feliz y sano es nuestra mayor recompensa.

        ¿Por qué son importantes las revisiones periódicas dentales?
        En este artículo queremos dejarte 5 motivos por los que, para nosotros, es esencial que acudas a tu dentista a una revisión anual, y en menor espacio de tiempo siempre que detectes un problema. ¡Sigue leyendo!

        • Boca más limpia. En ausencia de cualquier otro problema y a pesar de llevar una higiene correcta, con sus tres cepillados al día y el uso de hilo dental siempre que sea posible, los dentistas, gracias a los medios de que disponemos en la clínica dental, podemos detectar placa bacteriana y sarro adheridos a los dientes en superficies de difícil acceso, tanto para el mantenimiento como para tu control en casa, procediendo a la limpieza profesional que mejora el estado de encías y dientes. Así, esta visita asegurará que tu boca se mantenga mucho más limpia y sana durante más tiempo.
        • Prevención de enfermedades de las encías. La gingivitis (inflamación de la encía) que con frecuencia evoluciona a periodontitis (inflamación e infección no sólo de la encía sino también de hueso, y que hace que se pierdan los  tejidos de soporte del diente), deriva en una enfermedad grave de las encías causada por las bacterias y agravada por la presencia de aquel sarro y que, una vez establecidos, son imposibles de eliminar con el cepillado dental. En estas condiciones, visitar al dentista con la frecuencia que el profesional estime, asegurará que tus encías se puedan mantener en buena forma durante más tiempo, aplicando los tratamientos oportunos.
        • Reducción de las posibilidades de desarrollo de enfermedades generales. La periodontitis, o enfermedad periodontal, que acabamos de comentar, influye estrechamente en el desarrollo y empeoramiento de otras enfermedades generales como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Se ha demostrado en estudios científicos la presencia de bacterias de la flora oral en el tejido cerebral, no descartándose su participación en determinado tipo de demencias. También influye sobre el proceso natural de desarrollo del feto durante el embarazo. Esto es debido a que las bacterias presentes en las lesiones periodontales entran periódicamente en el torrente sanguíneo distribuyéndose por el organismo. Es por ello que la reducción de su presencia en la boca y el tratamiento de la enfermedad periodontal favorecen también la reducción de padecer, al menos de forma más grave, estos procesos generales.
        • Ayuda a la detección temprana. Al realizarse la revisión periódica con la frecuencia que se estime en cada caso, aumentan las posibilidades de que se detecte un problema de salud bucal, como caries iniciales o caries manifiestas, fracturas dentales, alteraciones ortodóncicas, problemas funcionales de las articulaciones mandibulares, problemas de secreción de saliva o alteraciones de la mucosa oral, entre otros. Muchos de ellos son más fácilmente curables si se detectan de forma temprana mediante una revisión de rutina.
        • Una mejor estética de la sonrisa. No cabe duda de que, aunque no es el mayor de los problemas, también debemos tener en cuenta el factor estético, que se mantendrá por más tiempo si en las revisiones periódicas se detectan y corrigen los pequeños problemas que pueden alterarlo, haciendo limpieza y blanqueamiento profesional para eliminar las manchas que alteran la coloración de los dientes, eliminando pequeñas caries de zonas estéticas o realizando cualquier otro tratamiento que mejore de forma natural tu sonrisa. 

        Nuestro objetivo es mantener los dientes de nuestros pacientes sanos durante toda su vida. Cuanto antes podamos detectar problemas mediante la revisión periódica, mejores y menores actuaciones en cuestión de  tratamientos dentales profesionales tendremos que hacer y más fácil será mantener tu boca y dientes saludables. Busca consejo profesional.

        Metadescripción:
        Acude a tu clínica dental de confianza una o dos veces al año para tu revisión periódica y limpieza bucodental y disfrutarás de una mayor salud dental. 

      • Puede parecer una tarea simple, pero muchas personas todavía no se cepillan los dientes tan bien como debieran. El cepillado dental es una parte vital de la higiene bucal, por lo que no hacerlo correctamente puede tener importantes consecuencias en la salud de nuestra boca.
        Para aprovechar los beneficios que supone un cepillado diario de hasta 3 veces, es esencial hacerlo adecuadamente. En este artículo hemos recogido algunos de los errores más comunes que se cometen al cepillar los dientes. Con ello, esperamos que tomes medidas para empezar a limpiártelos de forma apropiada.
        Y si lo estás haciendo correctamente, ¡enhorabuena, sigue así y tendrás una salud bucal excelente!

        Los errores más comunes del cepillado dental
        • Cepillado demasiado fuerte. Este es el error más común. Existe la idea errónea de que cuanto más apretemos, mejor nos cepillaremos. Pero lo que realmente limpia es el movimiento del cepillo al dirigirlo bien, no la fuerza. Buena técnica y presión adecuada.
        • Uso de un cepillo de dientes incorrecto. Existe una gran variedad de cepillos de dientes en el mercado. Salvo casos especiales es preferible usar aquellos que tienen dureza intermedia, ya que al cepillar con fuerza el duro tiende a erosionar las encías y el blando se dobla excesivamente, perdiendo capacidad de penetración entre los pequeños huecos de los dientes. También es más aconsejable usarlos de cerda sintética (punta más redondeada que no pincha) frente a la natural (que puede pinchar por el corte a bisel de la cerda, no redondeado). Es mejor que sea de tamaño más bien pequeño, de modo que puedan acceder a lugares difíciles de alcanzar. 
        • No cambiar con frecuencia el cepillo. La mayoría de la gente cambia su cepillo dos veces al año, con suerte. Los dentistas recomiendan un cambio cada tres meses, ya que no solo es antihigiénico no hacerlo, sino que también se va perdiendo la eficacia. Cuando veas que las cerdas pierden la tensión y quedan dobladas es el momento de cambiar. 
        Esto es más frecuente en niños, sobre todo los más pequeños, que al darles cepillo nuevo lo muerden, quedando quebradas las cerdas al instante. En estos casos es preferible dejar al niño con este cepillo quebrado para que, por imitación, lo use mientras nosotros nos cepillamos con él. Tendremos guardado otro cepillo mejor para él, con el que podemos repasarle al final. Cuando este se deteriore se lo daremos al niño, sustituyéndolo por uno nuevo para repasarle, y tirando el cepillo más antiguo.
        • No cepillarse lo suficiente. Se recomienda un lavado de dientes durante al menos dos minutos, 3 veces al día (después de cada comida). Somos conscientes de que pasamos muchas horas fuera de casa, pero un cepillo de viaje es fácil de llevar en el bolso, o en el bolsillo, y no te quitará nada de tiempo. No obstante debemos recordar que el cepillado más importante es el que se hace por la noche, después de cenar, que debe ser el más meticuloso del día, ya que mientras dormimos disminuye la protección de la boca porque baja la producción de saliva, protectora de tejidos duros y blandos, y desaparece la autolimpieza del sistema por los movimientos de lengua y labios que la favorecen.
        • No usar hilo dental. Este, aunque no es un error de cepillado, es un fallo para la higiene bucal. El cepillo no llega físicamente a las zonas interdentales y pasando el hilo a diario ayudarás a prevenir caries entre los dientes y mal aliento. 

        Ten en cuenta que la base de la higiene oral es la eliminación de los restos de comida pero, sobre todo, el arrastre mecánico y la eliminación de la placa bacteriana. Para este cometido la pasta dentífrica de mantenimiento ayuda, aportando elementos que favorecen la limpieza como abrasivos suaves, detergentes, aromatizantes, antisépticos y, sobre todo, el flúor, que fortalece el esmalte frente al ataque ácido de esta placa bacteriana, pero lo realmente imprescindible es el arrastre mecánico de la misma, con el cepillo y el hilo dental, insustituibles en esta tarea.

        Recuerda que realizando una buena técnica de cepillado (manual o eléctrico) y del hilo de seda dental, reduces la posibilidad de padecer caries y enfermedad periodontal, manteniendo tu boca más sana durante más tiempo.
        Además, tienes que tener en cuenta que la técnica es distinta si usas cepillo manual o eléctrico, y que el hilo de seda dental también tiene su forma correcta de uso, y que nunca es tarde para aprender o mejorar. Cuesta el mismo tiempo hacerlo bien que hacerlo mal. Déjate aconsejar por un profesional.



        Metadescripción:
        En Clínica Dental Machetti, nuestro objetivo es mantener los dientes de nuestros pacientes sanos durante toda su vida. 
      • Algunas enfermedades pueden afectar de manera perjudicial la salud bucal. En este sentido, si padeces diabetes, tienes que seguir algunas medidas para controlarla. En muchos casos, pensamos que la enfermedad solo afectará a la zona en la que está diagnosticada, pero puede afectar a diferentes áreas.

        La diabetes es una de esas enfermedades silenciosas que puede ocasionar otros riesgos. Esta enfermedad provoca que nuestro organismo tenga los niveles de azúcar en sangre por encima de lo normal.
        Cuanto mayor sean estos niveles, mayor será el riesgo de sufrir otro tipo de patologías. Por lo tanto, si sufres diabetes tipo I o diabetes tipo II, debes estar muy atento a las siguientes recomendaciones.

        ¿Cómo afecta la diabetes a la salud de tu boca?

        Tener unos niveles altos de azúcar en sangre puede ser perjudicial para tu salud bucal. Esto afectará a la saliva, que también tendrá niveles altos de azúcar, y estará en contacto directo con todos los elementos de la boca.

        Además, las personas diabéticas son propensos a tener la boca seca y esto favorece a la proliferación de bacterias que pueden afectar a los elementos de la boca. Estas son las enfermedades más comunes que se relacionan con la diabetes:

        • Gingivitis
        • Periodontitis
        • Caries

        La diabetes es una enfermedad crónica y no tiene cura, pero esto no significa que si padeces la enfermedad, vas a sufrir estas enfermedades bucales. Debes mantener al máximo la higiene y seguir estos consejos:

        • Revisiones. Es importante que acudas con frecuencia al dentista para controlar los síntomas y prevenir la aparición de enfermedades más agresivas.
        • Limpieza. Es recomendable que te limpies los dientes tres veces al día y que no te saltes ninguna. Puedes extremar las medidas utilizando hilo dental y un colutorio.
        • Tratamientos. Si quieres que la diabetes no afecte a tus dientes, debes controlar la enfermedad. Esto es fundamental por lo que debes acudir al médico para que te pueda dar un tratamiento adecuado.

        Por lo tanto, si padeces diabetes, tienes que extremar las precauciones para evitar que afecte a tu boca. Si sigues estos consejos podrás mantener una buena higiene bucal. Aun así, te recomendamos que acudas con regularidad a tu dentista para que pueda indicar cuáles son las medidas que debes seguir. En Dr Ramón Machetti nos preocupamos por la salud bucal de nuestros pacientes y aseguramos una atención cercana.

      • Inculcar la importancia de la higiene bucal en los primeros años de vida de sus hijos es fundamental para que no tengan problemas en el futuro. Desde que son niños, deben cepillarse los dientes con asiduidad y de la manera adecuada. 
        Uno de los acontecimientos más importantes en la vida de un niño es la caída de su primer diente. Sus hijos se sorprenderán ante esta situación, pero es algo habitual que tendrán que experimentar. 

        A lo largo de su vida, se les caerán 20 piezas dentales temporales, que se conocen como dientes de leche. Lo más habitual es que el primero de ellos se caiga entorno a los 5 o 6 años de edad del menor. Como padres, es importante que conozcan cierta información sobre este momento tan decisivo en la vida de sus hijos. 
      • Las enfermedades periodontales hacen referencia a los problemas que se originan en los tejidos que protegen y sujetan los dientes como por ejemplo, las encías, el hueso alveolar o el ligamento periodontal. 

        Es fundamental mantener una buena higiene bucal para evitar este tipo de problemas. En muchas ocasiones, las personas se centran en tener unos dientes blancos y bonitos, pero se olvidan de que también es importante controlar otros factores. 

        Estas enfermedades deterioran el diente y pueden provocar su caída, con el paso del tiempo. Es recomendable acudir a un dentista para que compruebe el estado actual de tu boca y no padecer ninguna enfermedad grave. 

        ¿Qué tipo de enfermedades periodontales existen? 
        Este tipo de enfermedades se producen porque se acumulan bacterias en esta zona de la boca y van provocando lesiones. Si este problema persiste y no se aplica ningún tratamiento para frenarlo, provocarán dolencias mayores como la caída de los dientes. 
        Existen dos tipos de enfermedades periodontales que pueden llegar a ser bastantes frecuentes: 

        • Periodontitis. Esta enfermedad afecta a las encías y puede dañar el tejido blando hasta llegar a destruir el diente. Con el paso del tiempo, este desgaste puede provocar que el diente se caiga. Es más frecuente en adultos entre los 35 y los 44 años. 
        • Gingivitis. Este problema se produce cuando se acumula placa bacteriana entre el diente y la encía. Este elemento contiene muchas bacterias y con el paso del tiempo se transforma en sarro que provoca inflamación en las encías. Este problema tiene solución, pero si no se trata con rapidez puede ocasionar problemas mayores. 

        Estos problemas pueden aparecer por una mala higiene bucal o por mantener ciertos hábitos perjudiciales para tu salud. Es recomendable que lleves una vida totalmente saludable y seas estricto con las limpiezas diarias de tus dientes. 

        Deberás seguir una rutina de tres cepillados al día y también utilizar hilo dental para asegurarte de que eliminas toda la suciedad y no queda nada entre tus dientes. De todas formas, deberás acudir a tu dentista de confianza para que te haga una revisión periódica. Puedes pedir cita en Dr. Machetti, llamando al 976 231 306. 

      Su formulario no cumple con los siguientes criterios: Todos los campos (marcados con asteriscos) deben estar llenos y su contenido debe ser valido.
      Por favor rellene todos los campos con *.
      La dirección de correo es invalida.
      El tipo de archivo/s adjunto/s es erroneo o no compatible.