Noticias Clínica dental Dr. R. Machetti

  • La salud oral en España ha empeorado este último año, en el que nos hemos visto envueltos en una pandemia mundial que nos ha mantenido encerrados en casa durante meses y que, además, ha hecho crecer el respeto a visitar al dentista. Algo que, desde Clínica Dental Machetti, supimos afrontar gracias a las medidas de seguridad que aplicamos y a la confianza de nuestros pacientes.

    Según un estudio realizado por el Consejo de dentistas sobre la Salud bucodental en España en 2020, el estrés y la ansiedad son dos de los factores de riesgo que más impacto causan en la salud dental, con un claro empeoramiento desde la adolescencia hasta la vejez si no se consigue poner remedio.

    Si quieres saber cómo puede afectar el estrés a la salud periodontal, ¡sigue leyendo!

    Los vínculos entre el estrés y la salud periodontal

    Existen muchos estudios, realizados desde hace más de tres décadas, como el que hemos nombrado más arriba, que han encontrado un claro vínculo entre el estrés y las enfermedades periodontales. Factores como problemas en el trabajo, en casa o en la salud, son detonantes para que una persona sufra estrés y, por consiguiente, haya un impacto negativo en su salud bucal.

    La enfermedad periodontal se trata de una patología crónica que afecta directamente a las encías y al hueso, provocando que este se erosione y que los dientes del paciente puedan llegar a aflojarse, con la posterior pérdida de estos y un mayor riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, etc.
    El estrés puede afectar de diferentes formas, causando:

    • Boca seca
    • El síndrome de la boca ardiente
    • Bruxismo
    • Trastorno de la articulación temporomandibular
    • Entre otros

    Cómo afrontar los problemas entre el estrés y la salud bucal

    Malos hábitos como el tabaco, el alcohol, beber mucho café o el cansancio, son formas a las que algunas personas acuden en momentos de estrés. Poder solucionar estas costumbres con tratamientos que puedan ayudar a prevenirlos, como el ejercicio, el ocio o mantener hábitos de sueño saludables, son un principio para intentar solucionarlo.

    En el caso de la salud bucal, una vez ya se haya visto afectada, es necesario que se consulte a un dentista que pueda recomendar los mejores tratamientos, entre los que pueden ir desde tratamientos no quirúrgicos, como el raspado o los antibióticos, o procesos quirúrgicos.
  • La búsqueda de los orígenes de los primeros implantes dentales nos lleva a la época de los mayas.

    Existen numerosos estudios y pruebas radiológicas que confirman que fue precisamente la civilización de los mayas la pionera en implantología dental. Resulta un hallazgo asombroso, teniendo en cuenta los procedimientos rudimentarios de los que dispondrían en el año 600 d.c., fecha en la que se ha datado el fragmento de mandíbula hallado y que avalan ésta hipótesis. Sin duda, la búsqueda de soluciones a la falta de piezas dentales tuvo que estar unido a una gran imaginación.

    En la imagen se pueden ver tres trozos de concha que fueron incrustados en los alvéolos de tres incisivos. Los análisis y pruebas realizadas han concluido que dichas incrustaciones se realizaron en vida, afirmación avalada por la presencia de hueso compacto formado alrededor de los implantes.

    Puede consultar la fuente y más información en:

    Odontología primitiva
    Felipe Barra, Claudio Fuentealba, Angélica Solís y Javier Vargas
    Enlace: https://sites.google.com/site/introfelipebarra/primera-entrega-portafolios/4
  • Recientes estudios realizados en España, aseguran que más de 30 millones y medio de españoles padecen gingivitis, pero ¿sabemos qué es exactamente la gingivitis, que peligros nos conlleva y que modos tenemos de ponerle solución? Vayamos paso a paso.

    La gingivitis es una enfermedad bucal, generalmente de origen bacteriano, que detectaremos fácilmente por su sintomatología: El sangrado y la inflamación de las encías.

    A menudo, se produce por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes por culpa de una falta de higiene adecuada después de cada comida. Aunque existen diferentes tipos de gingivitis dependiendo de su origen, pudiendo ser viral y fúngico, además de bacteriano.

    Con el tiempo si no le ponemos solución, la gingivitis degenerará en periodontitis, una patología irreversible, que ocasionará daños en los tejidos de los dientes, la pérdida del hueso alveolar y con ello la consiguiente pérdida de las piezas dentales.
    La mejor forma de prevenir la gingivitis y con ello la periodontitis, radica en llevar una correcta higiene dental, cepillarse los dientes tres veces al día después de las comidas y cambiar de cepillo de dientes cada 3 meses.

    Visitar regularmente el dentista y hacerse un mínimo de dos higienes dentales al año, también resultará fundamental a la hora de llevar una correcta higiene bucal.

    Una regla sencilla: A mayor frecuencia de cepillado y mayor cuidado bucal, menor frecuencia de gingivitis. La prevención resultará clave para su salud.

  • La sensibilidad dental se suele sentir al comer y beber cosas frías, calientes, acidas o dulces, como consecuencia de la pérdida del esmalte que protege la dentina, ya sea por rotura, por fisura o bien por erosión.

    Las encías, al retraerse con el tiempo, también pueden dejar al descubierto partes de la dentina que antes cubrían, con idénticos resultados.

    Hay tratamientos que también pueden ser susceptibles de provocar sensibilidad dental, como es el caso de los blanqueamientos, de las higienes y de los empastes, pero dichos síntomas suelen desaparecer poco después de dar por acabado todo el procedimiento.

    Un profesional de la salud bucodental podrá dictaminar la causa exacta de su sensibilidad dental y le ayudará a erradicarla, aplicando un barniz de flúor que refuerce el diente o bien, restaurando las piezas afectadas por la falta de esmalte.
    Si sufren sensibilidad dental, no duden en consultarnos, en la Clínica Dental R. Macchetti, nos encontrarán siempre a su servicio para cuidar de la salud y de la estética de su sonrisa.



Contáctenos

  • C/ Antonio Cánovas, 42 1º centro
  • 50004 Zaragoza
  • +34 976 231 306
  • Lunes a viernes de 9:30 a 14:30
  • Lunes, miercoles y jueves de 16:30 a 20h.
  • rmachettis@infomed.es
  • Tratamientos

      Últimas noticias

      • La sensibilidad dental se suele sentir al comer y beber cosas frías, calientes, acidas o dulces, como consecuencia de la pérdida del esmalte que protege la dentina, ya sea por rotura, por fisura o bien por erosión.

        Las encías, al retraerse con el tiempo, también pueden dejar al descubierto partes de la dentina que antes cubrían, con idénticos resultados.

        Hay tratamientos que también pueden ser susceptibles de provocar sensibilidad dental, como es el caso de los blanqueamientos, de las higienes y de los empastes, pero dichos síntomas suelen desaparecer poco después de dar por acabado todo el procedimiento.

        Un profesional de la salud bucodental podrá dictaminar la causa exacta de su sensibilidad dental y le ayudará a erradicarla, aplicando un barniz de flúor que refuerce el diente o bien, restaurando las piezas afectadas por la falta de esmalte.
        Si sufren sensibilidad dental, no duden en consultarnos, en la Clínica Dental R. Macchetti, nos encontrarán siempre a su servicio para cuidar de la salud y de la estética de su sonrisa.

      • Recientes estudios realizados en España, aseguran que más de 30 millones y medio de españoles padecen gingivitis, pero ¿sabemos qué es exactamente la gingivitis, que peligros nos conlleva y que modos tenemos de ponerle solución? Vayamos paso a paso.

        La gingivitis es una enfermedad bucal, generalmente de origen bacteriano, que detectaremos fácilmente por su sintomatología: El sangrado y la inflamación de las encías.

        A menudo, se produce por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes por culpa de una falta de higiene adecuada después de cada comida. Aunque existen diferentes tipos de gingivitis dependiendo de su origen, pudiendo ser viral y fúngico, además de bacteriano.

        Con el tiempo si no le ponemos solución, la gingivitis degenerará en periodontitis, una patología irreversible, que ocasionará daños en los tejidos de los dientes, la pérdida del hueso alveolar y con ello la consiguiente pérdida de las piezas dentales.
        La mejor forma de prevenir la gingivitis y con ello la periodontitis, radica en llevar una correcta higiene dental, cepillarse los dientes tres veces al día después de las comidas y cambiar de cepillo de dientes cada 3 meses.

        Visitar regularmente el dentista y hacerse un mínimo de dos higienes dentales al año, también resultará fundamental a la hora de llevar una correcta higiene bucal.

        Una regla sencilla: A mayor frecuencia de cepillado y mayor cuidado bucal, menor frecuencia de gingivitis. La prevención resultará clave para su salud.

      • La búsqueda de los orígenes de los primeros implantes dentales nos lleva a la época de los mayas.

        Existen numerosos estudios y pruebas radiológicas que confirman que fue precisamente la civilización de los mayas la pionera en implantología dental. Resulta un hallazgo asombroso, teniendo en cuenta los procedimientos rudimentarios de los que dispondrían en el año 600 d.c., fecha en la que se ha datado el fragmento de mandíbula hallado y que avalan ésta hipótesis. Sin duda, la búsqueda de soluciones a la falta de piezas dentales tuvo que estar unido a una gran imaginación.

        En la imagen se pueden ver tres trozos de concha que fueron incrustados en los alvéolos de tres incisivos. Los análisis y pruebas realizadas han concluido que dichas incrustaciones se realizaron en vida, afirmación avalada por la presencia de hueso compacto formado alrededor de los implantes.

        Puede consultar la fuente y más información en:

        Odontología primitiva
        Felipe Barra, Claudio Fuentealba, Angélica Solís y Javier Vargas
        Enlace: https://sites.google.com/site/introfelipebarra/primera-entrega-portafolios/4
      • La salud oral en España ha empeorado este último año, en el que nos hemos visto envueltos en una pandemia mundial que nos ha mantenido encerrados en casa durante meses y que, además, ha hecho crecer el respeto a visitar al dentista. Algo que, desde Clínica Dental Machetti, supimos afrontar gracias a las medidas de seguridad que aplicamos y a la confianza de nuestros pacientes.

        Según un estudio realizado por el Consejo de dentistas sobre la Salud bucodental en España en 2020, el estrés y la ansiedad son dos de los factores de riesgo que más impacto causan en la salud dental, con un claro empeoramiento desde la adolescencia hasta la vejez si no se consigue poner remedio.

        Si quieres saber cómo puede afectar el estrés a la salud periodontal, ¡sigue leyendo!

        Los vínculos entre el estrés y la salud periodontal

        Existen muchos estudios, realizados desde hace más de tres décadas, como el que hemos nombrado más arriba, que han encontrado un claro vínculo entre el estrés y las enfermedades periodontales. Factores como problemas en el trabajo, en casa o en la salud, son detonantes para que una persona sufra estrés y, por consiguiente, haya un impacto negativo en su salud bucal.

        La enfermedad periodontal se trata de una patología crónica que afecta directamente a las encías y al hueso, provocando que este se erosione y que los dientes del paciente puedan llegar a aflojarse, con la posterior pérdida de estos y un mayor riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, etc.
        El estrés puede afectar de diferentes formas, causando:

        • Boca seca
        • El síndrome de la boca ardiente
        • Bruxismo
        • Trastorno de la articulación temporomandibular
        • Entre otros

        Cómo afrontar los problemas entre el estrés y la salud bucal

        Malos hábitos como el tabaco, el alcohol, beber mucho café o el cansancio, son formas a las que algunas personas acuden en momentos de estrés. Poder solucionar estas costumbres con tratamientos que puedan ayudar a prevenirlos, como el ejercicio, el ocio o mantener hábitos de sueño saludables, son un principio para intentar solucionarlo.

        En el caso de la salud bucal, una vez ya se haya visto afectada, es necesario que se consulte a un dentista que pueda recomendar los mejores tratamientos, entre los que pueden ir desde tratamientos no quirúrgicos, como el raspado o los antibióticos, o procesos quirúrgicos.
      Su formulario no cumple con los siguientes criterios: Todos los campos (marcados con asteriscos) deben estar llenos y su contenido debe ser valido.
      Por favor rellene todos los campos con *.
      La dirección de correo es invalida.
      El tipo de archivo/s adjunto/s es erroneo o no compatible.